Primero de mayo

Desde los años mil ocho cientos ochenta y tantos los trabajadores del mundo, país tras país, empezaron a disfrutar de la jornada de 8 horas diarias (48 a la semana) gracias a su lucha. Debido a ello recibieron represiones, encarcelamientos y muertos, conocidos desde entonces por los mártires de Chicago. De ahí nos viene el primero de Mayo, generalmente inhábil y siempre reivindicativo.

En la actualidad, la falta de empleo es insoportable a escala mundial (España, a la cabeza de la Unión Europea) y lo peor, que sigue creciendo imparablemente.

Ante esta situación se están llevando a cabo planes de empleo a través de todas las administraciones. Por parte de los gobiernos está beneficiando a los empresarios con todo tipo de prebendas: reducción de cuotas a la seguridad social, reducción de salarios y derechos sociales, ventajas fiscales, etc., etc., pero el paro crece mundialmente, aunque con altibajos en los distintos países. Parece que todas esas medidas no están siendo suficientes para atajar el paro.

Vivimos en un mundo en que lo que se produce no tiene como finalidad última satisfacer las necesidades de los ciudadanos, sino de poder venderlo y con ello ganar dinero. Los trabajadores también somos consumidores y en la medida en que se nos reduzca poder adquisitivo y derechos sociales lo seremos menos, por lo que esas políticas además de injustas son contraproducentes para la creación de empleo.

Lo único que no se probó y parece que nadie lo reivindica con la claridad y tenacidad necesaria, es una reducción considerable de la jornada laboral, como única vía posible que aminore el desempleo. Parece bastante lógico que si tenemos un desempleo inaguantable y sin que se le vea el final, reduzcamos las jornadas. Esto además de la reducción del paro nos aportaría más tiempo para la familia, etc. etc. Por supuesto sin reducción de salarios, pues cuando pasamos de las cuarenta y ocho a las cuarenta a la semana que tenemos ahora tampoco se redujeron. Además sería muy injusto, todavía llegaríamos menos que ahora a fin de mes

Yo como los niños por Reyes también sueño con que este Primero de Mayo del 2016 aparezca la reducción de la jornada laboral en la cima de las reivindicaciones.

José Pérez Miranda (Pichi).

En Gijón a 19 de Abril del 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s