LA CONTINUA REPRESIÓN POLÍTICA, POLICIAL Y JUDICIAL CONTRA EL SINDICALISMO COMBATIVO DEL SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES (SAT) Y SUS MILITANTES.

Ocupan tierras para trabajarlas y poder vivir, tierras abandonadas por los terratenientes y los bancos que no producen nada, ocupan bancos, supermercados y se manifiestan de forma pacífica para reivindicar pan, trabajo, techo, dignidad y una Sociedad más justa y la respuesta contra estos hombres y mujeres que en su mayoría viven de su trabajo en el campo, a sus reivindicaciones, es represión, multas y condenas de prisión. Mientras los corruptos nos roban y se burlan de toda la ciudadanía, con la pasividad de la justicia como pudimos ver en la reciente declaración del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que incluso fue recibido a las puertas de la Audiencia por el presidente de este estamento judicial, los hombres y mujeres del SAT, sufren una dura represión, con más de 400 años de petición de cárcel, y un millón de euros en multas, por exigir el derecho a trabajar y sobrevivir, en una sociedad, donde la democracia, el estado de derecho y la libertad, existe sólo para los Urdangarín, Rato, Puyol y una larga e interminable lista de estos indeseables personajes. Y nos quieren hacer ver estos hipócritas corruptos que la justicia es igual para todos, cuando uno de estos campesinos Andrés Bódalo lleva 16 meses en prisión sufriendo una dura campaña de criminalización orquestada por los medios de comunicación a su servicio.

Por todos es conocida la represión del Estado contra el sindicalismo combativo, como el del SAT, que pone en cuestión el orden Social que han establecido, en defensa de los intereses del Capital y de los grandes poderes financieros. Cuando sus mecanismos legales se quedan cortos, usan leyes, jueces y cuerpos represivos contra las clases más desfavorecidas como ahora les está ocurriendo a los compañeros/as de Andalucía.

El capital y los grandes poderes financieros, con la colaboración del Gobierno y Sindicatos como UGT y CCOO que guardan silencio, utilizan todos los medios a su alcance para frenar cualquier obstáculo que se interponga en esta época de crisis brutal, a la aplicación de sus políticas neoliberales y al desarrollo de sus objetivos, acumular más en menos tiempo y prefieren tener millones de hectáreas de tierra que no producen nada a que la ocupen familias para trabajarlas, porque así les permite a ellos mantener el sistema de explotación y esclavitud al que nos tienen sometidos.

El sindicalismo no claudicante como el del SAT, sufre día a día, sin que los medios de comunicación hagan referencia a ello, la agresión y represión de las fuerzas policiales por mandato del Gobierno y los empresarios, detenciones, identificaciones, violencia física, son la respuesta a sus reivindicaciones. La represión actual contra este Sindicato y sus militantes, es tan evidente que hace que visiten más los juzgados de lo penal que de lo social.

En este contexto donde la criminalización individual es más fácil de ejercer y más difícil de denunciar, las consecuencias personales de la acción sindical, teóricamente garantizada por Ley, pueden ser realmente graves. Hay que tener en cuenta que la presunción de veracidad de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado contra estos activistas facilita enormemente las condenas y sanciones a estos activistas.

En esta época de crisis y corrupción como la que estamos viviendo en la actualidad, al capitalismo no le basta con quitarnos todo tipo de derechos, además de ese se emplean a fondo violentamente para reprimir todas las reivindicaciones que se producen, en todos los territorios del Estado Español, pero en particular contra estos compañeros/as del SAT, como ya hemos señalado anteriormente.

A este proyecto represivo del gran capital como ya viene siendo habitual en los últimos años, se unen algunos partidos que avalan todas las posiciones del actual gobierno del PP y del anterior PSOE, y sindicatos reformistas que forman parte del sistema, que con su colaboración y silencio, ante estos acontecimientos brutales, garantizan la paz social que desmoviliza a la clase trabajadora, con la aceptación de pactos y reformas laborales, contribuyendo así a un mayor incremento de la explotación y de la represión que ahora sufrimos, incluso con mayor virulencia que en épocas pasadas: Ante esta escalada de represión progresiva al sindicalismo de clase, debemos comprometernos a trabajar de forma unitaria y coordinada, para avanzar en la lucha social contra la ofensiva del capital.No puede haber ni un solo caso de represión sin respuesta. No podemos admitir de ninguna forma, que en los tiempos difíciles de crisis capitalista y corrupción desmesurada, patronal, instituciones, Gobierno y sindicatos del poder, se dediquen a perseguir y criminalizar a luchadores, mientras los especuladores y corruptos, responsables de esta situación se paseen libremente sin castigo alguno, por sus continuos atentados contra los intereses de la mayoría social. Desde Pueblo y Dignidad exigimos la inmediata retirada de todas las sanciones y solicitudes de condena contra los/las compañeros/as de SAT y la inmediata puesta en libertad de Andrés Bódalo y del resto de luchadores que sufren las consecuencias de una brutal represión sin precedentes en nuestra sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s